ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{El gato de cheshire}

{ Meditaciones intrascendentales desde el otro lado del espejo }

Archivos

<Diciembre 2019
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          


Documentos


Blogalia

Blogalia


©2002 angelie

Inicio > Historias > Cerezas

Cerezas

Y de repente...me he acordado de hace unos años...unos cuantos, mi hermano y yo bajabamos a la balsa a jugar con los renacuajos, tambien había peces naranjas y el Sol calentaba mucho a esa hora, atravesando el huerto nos acercabamos al cerezo y nos pintabamos de rojo, y jugabamos a los indios, abajo estaban los conejos y las gallinas, y un misterioso desafio prohibido, nuestra abuela decia que con las cosas de comer no se juega, el caso es que siempre nos pillaba y se oia un grito desde la casa...volviamos a escapar, esta vez a robar helados a mi tio, luego nos volviamos a escapar, porque nos había vuelto a pillar comiendonos el que tal vez fuese el millon helado del día, y nos escondiamos entre las piernas de nuestro abuelo y llegabamos corriendo y gritando, y las fichas del dominó se caian en la mesa, y todos decian palabrotas, pero alli no nos reñia, y lo sabíamos.

Al anochecer nos ponian a todos los hermanos ,primos y amigos y amigas de primas y hermanos en una habitación que se perfumaba de colonia antimosquitos, y al apagar la luz escuchabamos a la mayor contarnos historias de miedo, entonces mi hermano lloraba, y mi abuela nos reñia, creo que se pasó la vida persiguiendonos, pero nunca nos pudo alcanzar.

2003-05-02 23:05 | 3 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://angelina.blogalia.com//trackbacks/7642

Comentarios

1
De: Guillermo Hoardings Fecha: 2003-05-04 06:33

¡Glup!

Ha pasado un rato desde que tragué saliva después de leer el texto. ¡Qué bueno!

No sé lo que me ha emocionado... la capacidad de síntesis, tal vez, todas las emociones y las sensaciones contenidas en tan poco, muchos días de mi infancia contenidos en las palabras de otro... Qué bueno, qué bueno.



2
De: Angi Fecha: 2003-05-04 18:07

:-)

Que ricas eran esas cerezas, y las almendras verdes, y pasar entre las tomateras impregnandonos de su olor a tomate de verdad...

Gracias por sus palabras Sr. Hoardings



3
De: el paseante Fecha: 2003-05-05 01:49

Muy bonito, de verdad.



portada | subir