ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{El gato de cheshire}

{ Meditaciones intrascendentales desde el otro lado del espejo }

Archivos

<Diciembre 2019
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          


Documentos


Blogalia

Blogalia


©2002 angelie

Inicio > Historias > Una piedra redonda

Una piedra redonda

Llevo casi siempre una piedra en el bolsillo, de vez en cuando me recuerda que algunas piedras...si saben de amores, despues de escuchar la canción que con tan buen gusto nos ha regalado "a quiet man", lo primero que he hecho es ponerme la mano en el bolsillo, mi piedra no tiene aristas, es lo que se dice un canto rodado, parece una uva, incluso tiene color de vino afrutado, de esos que te tomas en verano en una cala de la Costa Brava, fresco y vitalizante, es traslúcida, si la pongo en la palma de mi mano, me creo reflejada en ella.
Solo es un reflejo, una ilusión, aunque sus matices rosados me traen a la mente cosas muy curiosas, las escamas de un pez, el nacar de algunas conchas, una bola de sabia en la corteza de un árbol, las cuentas de un collar de cuarzo, el rumor de las olas...así que al escuchar la canción, y poner mi mano en el bolsillo, he hecho otro de esos tontos descubrimientos,que tanto me gustan, de esos que me relajan del ajetreo cotidiano, y es que, las piedras si saben de amores.
No es que las piedras pequeñas sepan de pequeños amores, y las montañas de amores inmensos, tal vez solo nosotros intuyamos la belleza que les otorgamos, muy probable, a ellas les de igual y no necesiten reconocimiento, no son como la rosa del Principito, eso es otra cosa,como dije, mi piedra no tiene aristas, y a veces se me olvida, a veces la dejo olvidada, seguro que tiene otras cosas que hacer que estar en mi bolsillo, a veces desaparece, es invisible, y ya no está.
Al poco tiempo aparece otra piedra, la Naturaleza es generosa, o la misma, pero ya no es igual, mi reflejo ha cambiado, veo más matices en su superficie de espejo, veo bosques y estrellas, y veo, que flor o piedra, tienen el poder de hacer de lo efímero serenidad.

2002-09-16 14:01 | 0 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://angelina.blogalia.com//trackbacks/2575

Comentarios

portada | subir